Este año celebramos el XV aniversario de la constitución de CADIS Huesca. Son quince años de coordinación de ideas, esfuerzos y recursos que han dado unos frutos innegables.

Desde el germen formado en 1996 por 8 entidades hemos llegado a las 18 que actualmente forman la Coordinadora.

 

Las entidades de la discapacidad y dependencia de la provincia de Huesca nos hemos revelado como prestadoras de servicios de calidad y generadoras de empleo. Nuestro sector da empleo a más de 500 profesionales en la provincia de Huesca y a más de 200 personas con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo de las entidades de CADIS Huesca.

Precisamente los CEE están atravesando graves dificultades.

Desde CADIS Huesca defendemos el valor de nuestras entidades y los servicios que prestamos como entidades sin ánimo de lucro y especializadas en la atención a las personas con discapacidad. Creemos que no se nos puede considerar o comparar con empresas privadas que se están dedicando a la provisión de servicios en el sector social. A nuestro entender la Administración Pública debe posicionarse al respecto primando las entidades que tenemos como objetivo el bienestar de las personas y no el ánimo de lucro.

Afrontamos el futuro unidos, trabajando en red como venimos haciéndolo desde hace quince años.

Entre nuestras principales reivindicaciones de cara a los próximos años estarían:

  • Preservar los derechos conquistados por las personas con discapacidad y/o dependencia y sus familias de manera que los logros conseguidos tras muchos años de trabajo no se desvanezcan como consecuencia de la crisis económica. Hay que tener en cuenta al respecto que la crisis, que afecta a toda la sociedad, tiene un duro impacto en las personas con discapacidad y/o dependencia y sus familias.

  • Que se promuevan políticas orientadas a garantizar la sostenibilidad económica del sector asociativo de la discapacidad y dependencia

  • Que se garantice la presencia de la discapacidad y dependencia en la agenda política y se potencie el diálogo civil y la participación efectiva en las políticas públicas del movimiento asociativo

  • Que se aborde la discapacidad desde una perspectiva de derechos humanos, plasmada en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006

  • Que se asuma el enfoque inclusivo en las legislaciones, políticas, estrategias y acciones de discapacidad

  • Que se promueva la inclusión laboral de las personas con discapacidad tanto en el empleo ordinario como en el protegido

  • Que se garantice el acceso universal a derechos, entornos y servicios. Deberían llevarse a cabo las políticas necesarias que garanticen la eliminación de barreras y la consecución de entornos universalmente accesibles

Agenda

Próximos eventos