La entidad acaba de lanzar en Huesca un programa terapéutico para ayudar a los enfermos altoaragoneses menores de 50 años

La delegación en Huesca de la Asociación Párkinson Aragón acaba de ampliar sus servicios para atender a enfermos jóvenes, es decir, a aquellos cuyas edades oscilan entre los 30 y los 50 años y que requieren de terapias tempranas que les ayuden a mantener su calidad de vida y poner frente al avance de esta dolencia.

HUESCA.- La iniciativa se desarrolla bajo el eslogan "Para ti, que eres joven, aprovecha tu tiempo y ayúdate" y va dirigida a los casos más tempranos ya que, según los datos que maneja la asociación, uno de cada cinco personas diagnosticadas con esta enfermedad tiene menos de 50 años. Su puesta en marcha supone además un apoyo esencial para aceptar la enfermedad y gestionarla de forma más adaptativa ya que las personas jóvenes en fase inicial de la enfermedad pueden llevar una vida normal adaptándose a algunos aspectos, en función de los síntomas que padecen.

La delegada en Huesca de la Asociación Parkinson de Aragón, Nieves Lanaspa, explica que el programa está enfocado a ralentizar la manifestación y los síntomas propios de la enfermedad de párkinson, que afecta a unas 6.000 personas en Aragón, más de 300 de ellas en Huesca, y conservar su autonomía e independencia por el mayor tiempo posible. Precisamente, ella fue diagnosticada de Parkinson a los 36 años de edad y acudió a la asociación para conocer a otras personas que estuvieran viviendo su misma situación. "No es lo mismo que te detecten esta enfermedad con treinta años que con cincuenta, sesenta o más porque los efectos, síntomas y evolución es muy distinta", explica Lanaspa, que añade que a ella la vida le cambió tras el diagnostico del párkinson. Su refugio lo encontró en otros pacientes como ella ya que los médicos le marcaron unas pautas y medicación, pero necesitaba algo más. Sus primeras terapias las realizó en Zaragoza y posteriormente, gracias a su empeño, logró que la asociación abriera una delegación en Huesca.

Tras su experiencia ha decidió lanzar este nuevo servicio que se divide en tres áreas ofreciendo así sesiones terapéuticas de logopedia, fisioterapia y apoyo psicológico que se realizan en la sede de la delegación de la Asociación en Huesca, ubicada en el edificio Berenguer, y se imparten los martes de 15:15 a 18:15 horas.

Yolanda Bernués, psicóloga de la delegación en Huesca de la Asociación Parkinson Aragón, explica que esta dolencia se puede manifestar en la treintena en casos muy raros y que también afecta a menores de 50 años que no acaban de encajar en los grupos de pacientes más mayores.

"A veces vienen afectados de 50 años e incluso menos que no se siente muy ubicados porque prueba terapias con el grupo pero la diferencia de edad es tanta que la progresión de la dolencia tampoco es la misma, por lo que pensamos en hacer un grupo de gente joven para poder darles un mejor servicio", indica.

La psicóloga explica que la manifestación de la enfermedad de párkinson es diferente en cada persona, aunque los principales síntomas son el temblor, la rigidez muscular y los movimientos lentos. En sus sesiones, esta profesional ayuda a manejar las emociones a los pacientes a la vez que van aceptando su enfermedad. En este sentido, comenta que se trata de una dolencia cuyo diagnóstico no se basa en una prueba, por lo que su detección radica en otros factores.

"El párkinson muchas veces se asocia al temblor pero no se siempre se manifiesta así, por lo que puede haber afectados que se despisten pensando que tienen otras enfermedades", explica la psicóloga, que añade que el párkinson también se manifiesta con rigidez, problemas para levantarse de una silla, para mover una mano que no responde o al arrastrar mucho los pies, cita como ejemplo. Junto a ella, completan el equipo de la delegación el fisioterapeuta Javier López de Dicastillo y la logopeda Rosa Romía, quien explica que en sus clases se aborda la respiración y todos los componentes del lenguaje. "Hago mucho hincapié en trabajar primero con gimnasia facial para preparar el rostro y la respiración, que debe ser adecuada, porque mi objetivo es que su comunicación sea lo más efectiva posible", comenta.

Añade que a los usuarios les anima a exagerar y a abrir mucho la boca trabajando con villancicos, trabalenguas y canciones "para que al menos se les entienda", comenta la logopeda, que asegura que todos los pacientes participan, se ayudan entre ellos y prestan atención a la pronunciación de manera que luego se les nota más fluidez. Además en las sesiones de fisioterapia se trabaja la movilidad a través de estiramientos, los brazos, correcciones posturales y también se hacen ejercicios que favorecen la coordinación del cuerpo. En la actualidad la delegación Huesca de la Asociación Parkinson de Aragón atiende en sus terapias a unos diez socios y espera que este número aumente gracias a esta iniciativa para pacientes tempranos, a quienes les dicen que no están solos. Para darse a conocer la entidad ha organizado recientemente charlas, mesas informativas y la exposición Juego de luces, que se puede visitar en el espacio expositivo Delicaelum.
Fuente: Diario del Altoaragón

Agenda