Casi 4.500 personas, entre ellos los colegios de la ciudad o colectivos como Cadis, desfilaron por el centro de Huesca en la cabalgata

Aparte de numeroso, con la presencia de unos 4.500 participantes, el desfile de carnaval por la capital oscense fue un derroche de imaginación, música, baile y muchas horas de trabajo para sacar a la calle personajes de cuento, del circo o históricos, además de disfraces con algún guiño a la actualidad.

La cabalgata volvió a ser muy familiar, con niños de todas las edades acompañados por sus padres, con ganas de pasárselo bien. La presencia de las comparsas de los colegios de la ciudad y colectivos como Cadis, las Ludotecas Municipales o los clubes de tiempo libre, la mayoría acompañados por carrozas, enriquecieron un desfile coordinado por Lagarto, Lagarto, que pudo seguirse a través de una pantalla instalada en la plaza Navarra.

La Catalítica y Cadis volvieron a unirse para sacar a la calle sus "Bichos del espacio", un proyecto de colaboración con el que quieren promover la inclusión social uniendo esfuerzos para lograr un universo de igualdad, diversión y alegría. Entre los seres de otro planeta y los alienígenas pudo verse a usuarios de entidades como Asapme, Aspace Huesca, Asza, Atades Huesca, Down Huesca o Cruz Blanca.

Entre los grupos más numerosos, también se animaron a participar otros más pequeños o familias como Puyuelo Monzó disfrazados de animales. "Gracias a los niños, nos hemos juntado con otras (familias). Hay que salir y nosotros nos divertimos mucho", insistió una de las madres. Detrás de algunos de estos disfraces, como los realizados el taller del Artelier de Tere Sempere, había varios meses de trabajo. Unos diseños casi de "alta costura", explicaron sus integrantes, realizados con materiales reciclados, para dar forma a uno "universo psicodélico de colores y luces".

Siguiendo con su labor educativa, las Ludotecas Municipales eligieron el reciclaje como inspiración para su comparsa "Grin Pis, Océanos 2075", en la que los trajes habían sido realizados con los plásticos generados entre las familias. "Es una forma de educar desde el ocio y concienciar sobre el tema de los plásticos que se están acumulando en el mar", aclaró un monitor, Guillermo Boix.

Casi todos los grupos habían preparado para la ocasión algún tipo de coreografía para acompañar sus disfraces y captar la atención del público. Así lo hicieron los vecinos de Tierz, caracterizados como los "Pelagalbacks", recordando a la selección de rugby de Nueva Zelanda, acompañados por sus populares "hakas" y bailarinas. "Elegimos este tema porque los niños lo habían trabajado (los maoríes) en el cole", explicó un padre.

Tampoco dejaron indiferentes los punkys escoceses del colegio San Vicente. con un grupo creado para la ocasión y una brigada de policías antidisturbios encabezándolos. "Todos los años elegimos una temática inglesa (el colegio es bilingüe inglés) y este año nos apetecía ser irreverentes", comentó Yolanda Ferra, de la amypa del centro.

La Revolución Francesa inspiró varios de los disfraces, como los que lucieron la Peña Los 30 y el colegio Pirineos-Pyrénées. En este caso, comentaron desde la amypa, quisieron seguir con la temática que siempre les ha caracterizado, el programa bilingüe francés del centro. Unos pequeños Napoleones iban acompañados por sus padres caracterizados como campesinos, tirando carros de bebé con forma de cañones y hasta una gigantesca guillotina.

Además de las carrozas, los grupos hicieron un despliegue de medios, acompañándose algunos hasta por música en directo, como hizo el colegio Pío XII, con una batukada. Vestidos como relojes, explicó Noelia Ferrer, presidenta de la amypa, querían explicar que, además de tener un nuevo horario, son un centro en el que van "todos a una", sincronizados "como los latidos del corazón, una máquina perfecta", en el que hay "muy buen ambiente".

ESPECTÁCULO INFANTIL

Antes del desfile, algunas familias disfrutaron del carnaval en el espectáculo infantil de Producciones Viridiana organizado por la mañana en la plaza Luis López Allué. Fueron muchos los niños que ya se disfrazaron por la mañana y algunos padres que se atrevieron a hacerlo. Superheroes clásicos y modernos, todo tipo de animales, vaqueros, piratas, princesas, payasos o hadas se pudieron ver en la fiesta, hasta una dotación de bomberos con sus edificios en llamas. "No vamos a ir a la cabalgata, así que es una buena ocasión para disfrazarnos y disfrutarlo con ellos", comentaban dos madres, Elena y Goretti.
Fuente: Diario del Altoaragón 11/02/2018

Agenda