Atades Huesca Javier Blasco 6Más de doscientas cincuenta personas asisten en Monzón a la representación de El Castillo Detenido de la Compañía Danza Conmigo del Centro Reina Sofía de Atades Huesca.
Los 400 kilos de alimentos se donaron a la Asamblea Local de Cruz Roja Española de Monzón.
Veintidós bailarines, todos ellos usuarios del Centro Reina Sofía de Atades Huesca en Monzón, son parte de la compañía 'Danza Conmigo', todo un equipo, como les gusta autodenominarse a ellos, que representaron el pasado 7 de junio en el Cine Victoria Monzón, 'El Castillo detenido'. Una performance de danza contemporánea con los usuarios del Centro Reina Sofía de Monzón ‐ Atades Huesca dirigidos por la coreógrafa Rocío Estramadoyro, con la colaboración del escenógrafo Sergio Sisques, los músicos Ana Gistau, al Piano, Leo Ferrer, al contrabajo y Edu Magrid, a la percusión y la maestría del técnico de sonido Chema Ferrer.
El Castillo Detenido está ambientada en un reino ficticio en el cual tanto la magia como la tecnología están presentes. La performance explora temas tales como el feminismo, la importancia de la compasión y la vejez, representándose como
algo positivo al otorgar libertad a la protagonista. La obra se centra en el amor, la lealtad y los efectos destructivos de la guerra.
A la representación de Monzón asistieron más de 250 personas que disfrutaron de una representación que también es un homenaje a los 900 años de la fundación de los Templarios. En la entrada se donaron más de 400 kilos productos no perecederos de higiene que han sido ya donados a la Asamblea Local de Cruz Roja Española de Monzón.
Danza Conmigo es el resultado de un proyecto único en España, integrado en su totalidad por bailarines con discapacidad intelectual, apoyados y formados por un grupo de voluntarios especializados. Se trata de profesionales del mundo de
la danza y la música que empezaron a trabajar con ellos hace 8 años. En el proyecto han colaborado profesionales tan importantes como el escenógrafo francés William Abelló, que ha trabajado con directores de cine tan importantes como Marco Ferreri.

Como dice Rocío Estramadoyro, “las coreografías muestran el entusiasmo de vivir, destierran la vergüenza y el miedo escénico”. Afrontar el miedo que se tiene a vivir con personas con discapacidad mental y "derribar barreras para
facilitar la integración en una sociedad generalmente intolerante es nuestro objetivo”, destaca Estramadoyro.
El proyecto, que ha recibido distinciones importantes como el Premio Joaquín Costa, acumula ya más de veinte actuaciones en festivales como Nocte, Imaginaria y en escenarios como el Centro Cultural Matadero y el Palacio de
Congresos de Huesca. Danza Conmigo prepara una gira que le llevará en 2019 por Bélgica.

Agenda