La organización ha presentado este modelo, que se encuentra ubicado en la calle San Jorge, 41

HUESCA.- Huesca es la primera ciudad aragonesa que cuenta con un nuevo quiosco de la Once, "más accesible para todos los agentes vendedores con discapacidad, más ecológico por la tipología de productos de construcción y sus consumos y, especialmente, con más facilidad de comunicación con el público", ha informado la organización.

Este primer quiosco, situado en la calle San Jorge, 41, esquina calle Menéndez Pidal ha sido presentado este lunes a los medios de comunicación por Emilio Sánchez, director de la agencia de la Once en Huesca y Fernando Gallego, concejal de Igualdad, Migraciones y Diversidad del Ayuntamiento de Huesca. A la presentación también han asistido otros responsables de ambas instituciones.

Con estos nuevos quioscos, "uno de los iconos de la Once", cambia la imagen de esta puerta de acceso a un mundo de inclusión social para las personas con discapacidad, que "cumple además con los requisitos que actualmente demanda el mercado y con aquellos relacionados con la accesibilidad universal".

Con el nuevo diseño, el quiosco de la Once cuenta con "unas dimensiones que no sólo no obstaculizan el paso en las aceras, sino que permiten una mayor accesibilidad para la persona que ejerce la venta" y también para quienes se acercan a compartir unos minutos con el agente vendedor.

Para las personas ciegas usuarias de perro guía, el nuevo quiosco cuenta con un espacio de 1.240 mm x 1.250 milímetros "para que el perro esté tumbado en el suelo, cómodamente", mientras su amo trabaja.

Y para quienes utilizan silla de ruedas, el modelo dispone de una rampa fija de acceso al interior del quiosco, además de que todas las zonas de exposición son accesibles para estas personas "mediante una plataforma que se adecua a las necesidades de la persona".

Además, para mejorar el confort del vendedor, se incluye una silla ergonómica, con regulación de altura y del respaldo; ruedas, apoyabrazos y reposacabezas; y un reposapiés regulable en altura. Por otra parte, el mobiliario cuenta con cajones y un pequeño armario para poder colgar las prendas de abrigo.

ABIERTOS Y CERCANOS

Con el objetivo de acercarse más al público, el nuevo modelo de quiosco muestra un excelente escaparatismo, por la gran superficie acristalada que presenta.

Está dotado con dos puntos de atención de venta, uno en el frontal, y el otro, que ocupa el ancho de la puerta, cumple con la normativa sobre accesibilidad en cuanto a altura se refiere, para atender a personas con necesidad de utilizar silla de ruedas.

La exposición de los productos de juego "es muy clara y organizada para ayudar al cliente en su elección de compra" y, además, no impide la visión del vendedor por parte del cliente, con lo cual el acto de comunicación y compra se hace más natural, con el objetivo de mostrarse siempre abiertos y cercanos.

"Se ha conseguido un modelo más actual y atractivo, con un excelente escaparatismo por la gran superficie acristalada que presenta, de líneas rectas, que surge partiendo de un prisma rectangular, al cual se le han realizado una serie de vaciados -indican desde la Once-. Además, su iluminación le convierte también en un punto de referencia, sin ser agresivo con los entornos".

El quiosco presenta en sus laterales exteriores frases en Braille, para crear entre los transeúntes una clara identificación del quiosco con la Once, mostrando así que se trata de un elemento clave en la imagen de la Organización y una puerta abierta a los clientes que, además, "permite toda la labor de inclusión social para personas ciegas o con otra discapacidad en toda España".

Igualmente, los materiales con los que se construye y la dotación de sistemas de aire acondicionado frío o calor "son acordes con las más altas prestaciones y rendimiento ecológico".
Fuente: Diario del Altoaragon

Agenda

Próximos eventos