La durabilidad y el respeto al medio ambiente son sus principales alicientes

HUESCA.- Arcadia, el Centro Especial de Empleo de la Fundación Agustín Serrate, lleva más de un año apostando por un material mobiliario que se fabrica a partir de plástico reciclado. Muchos motivos han impulsado a elegir esta línea, pero básicamente obedecen al valor que le conceden al medio ambiente. Desde esta entidad, José Allué explica que el material ofrece muchas ventajas. "Este plástico tiene una mayor durabilidad que otros materiales, no precisa nada de mantenimiento y al no ser poroso es muy fácil de limpiar".

Por otro lado, dar un nuevo uso a un material empleado anteriormente para otro fin evita que vaya al vertedero, "con los años que cuesta su recuperación y el volumen que ocupa". Se trata, añade Allué, de la misma dinámica que promueve la Unión Europea, la creación de productos a partir de materiales ya existentes. "Arcadia tiene una sensibilidad especial ante el medio ambiente. Si podemos evitar dejar huella en él, mejor. Ahora pretendemos que nos conozcan los ayuntamientos, las comarcas, bodegas, campings y otras entidades a los que les podemos dar servicio. Tenemos clientes en todos estos sectores y no solo en Huesca, también en otras provincias como Tarragona".

Hay ayuntamientos y entidades muy interesados en estos proyectos y algunos que ya han adquirido varios productos como el Ayuntamiento de Ayerbe, la Asociación Amigos y Vecinos de Fontellas, Villamayor de Gállego, Cuarte de Huerva, Fuentes de Ebro, Camping Las Nieves, Colegio Pedro. J Rubio, la DPH, empresas y personas particulares.

Allué considera que hay mucha gente concienciada con el reciclaje, pero todavía falta dar ese paso de apostar decididamente por él. "Cuando ves este material, en principio te puede parecer igual a otro y un poco más caro, pero hay que tener en cuenta que a la larga el ahorro en mantenimiento es evidente y, además, estás fomentando el valor del respeto al medio ambiente", señala.

En su opinión, las instituciones, especialmente, deberían ser más conscientes de ello. Y recalca que su intención no es la mera promoción de un negocio. De hecho, puntualiza que "el trabajo que realiza la serrería Arcadia con este material representa un porcentaje pequeño de su actividad".

Entre otros pedidos, Arcadia ha realizado cerramientos de contenedores para varios ayuntamientos. "Algunos se encuentran en lugares turísticos situados en los cantos de las carreteras, que con frecuencia están abiertos y se les sale la basura. Estos cerramientos embellecen y hacen que sea más sano. Hablamos muchas veces de lugares turísticos y estas cosas hay que tenerlas especialmente en cuenta", estima.

También han fabricado bancos, mesas de pícnic, forrados para piezas de cemento o de hormigón, mesas, sillas, jardineras, papeleras, zonas de playa y, en general, cualquier mueble exterior. Además, trabajan en el vivero de la Diputación de Huesca, en un umbráculo para colocar las plantas, "en buena medida gracias a la responsable de medio ambiente, Marta Fábregas, que ha apostado por este producto".

Arcadia está trabajando también en los huertos ecológicos, como el que han adecuado en el Colegio Pedro J. Rubio de la capital oscense, y están fabricando composteras, con pedidos ya desde Binéfar. "Estos materiales pueden resultar de un 12 a un 15 por ciento más caros, según las piezas, pero sus ventajas son mucho mayores y a la larga resultan más baratos. El frío no le influye".

José Allué contempla también como objetivo a las bodegas. "Podrían plantearse cuántas cosas es posible hacer para sustituir la cantidad de hormigón que tienen algunas. Mejoraría mucho su aspecto", afirma.
Fuente: Diario del Altoaragon

Agenda

Próximos eventos