final vida

El duelo, los cuidados paliativos, los derechos y dignidad de las personas a ser atendidas adecuadamente al final de sus días, así como el de quien las cuida, protagonizaron ayer la primera de las mesas redondas de las II Jornadas de Salud y Discapacidad y/o Dependencia, que con el telón de fondo de los Procesos de envejecimiento, ha organizado Cadis Huesca.

 

Marta Sariñena, psicóloga y psicoterapeuta especializada en atención individual y familiar en procesos de pérdida y duelo, y María Jesús Pertegaz, psicóloga general sanitaria y directora de Atadi-Mora de Rubielos, protagonizaron un debate en el salón de actos de Bantierra que estuvo moderado por Ángel Rus, responsable del área transversal de calidad de vida de Atades Huesca, bajo el título Retos psicosociales en cuidados paliativos y el final de la vida en la discapacidad y/o dependencia.

Marta Sariñena, directora de la asociación de Apoyo al Duelo de Monzón, explicó que su labor es el apoyo terapéutico a quienes que han sufrido perdidas de todo tipo, así como la psicoeducación en el entorno, "es decir, visibilizar duelos que están desautorizados, entre los que se incluyen el de las personas mayores y las personas con discapacidad", además de la formación a sectores educativo, social, sanitario, "porque los profesionales necesitan sentirse seguros para abordar estos temas", ya que en la sociedad hay negación de la muerte, del duelo..., y todos necesitamos sentirnos seguros para poder acompañar a los demás".

Sariñena, centrándose en el envejecimiento, insistió en que "lejos de ser una etapa en la que se concibe a la persona como que va dejando de ser útil, es una etapa rica y potente, en la que se enfrenta a pérdidas y en la que es fundamental al apoyo colectivo y la cobertura social".

"Todos somos seres humanos, todos vamos a tener las mismas necesidades relacionales y no debemos olvidarnos de la dignidad. Ese tiene que ser nuestro mayor reto y es una responsabilidad de todos el sabernos acompañar en todas las etapas de la vida y atender nuestras necesidades relacionales, siempre en función de las características de la persona".

María Jesús Pertegaz, por su parte, trasladó su experiencia en Atadi, un centro con residencia y ocupacional de personas con discapacidad intelectual en Teruel, "donde nos estamos especializando en el final de la vida y en el duelo", algo muy importante porque las personas con discapacidad intelectual "antes no se hacían tan mayores como ahora, porque los adelantos en la ciencia han repercutido en que vivan mucho más".

A día de hoy, la esperanza de vida de las personas con discapacidad se asimila a la población general, exceptuando síndromes con una carga genética importante en los que los procesos de envejecimiento son anteriores, y el trabajo que se hace desde las entidades en Aragón "es dar apoyo durante todo el ciclo vital, buscando una mejor calidad de vida. En el proceso final, en los últimos años, también se incide en ello, junto a programas de envejecimiento saludable y positivo adaptados para las personas con discapacidad intelectual", sin olvidar a las familias "que son muy importantes. A ellas nos debemos, y les damos los apoyos y la formación para que desde casa puedan seguir nuestra labor".

Fuente: Diario del AltoAragón, 20 junio 2109

Noticias relacionadas:

cartel diversario web B
 

Bandidos de la Hoya

Bandidos de la Hoya
 

Display

Display
 

Igualdá

Igual Dá
 

¿Sabías que...?

Diapositiva2
 
HUESCA MAS INCLUSIVA
 
logo pyrhequal
 

juego de estrategia tridimensional nextbol

Tienda artanima