Acto Más de tres mil personas asistieron a la cita que convocó Cadis con motivo del Día de las Personas con Discapacidad

DISCAPACIDAD o capacidad. Después de lo de ayer muchos serán los que se habrán despertado esta mañana con serias dudas al respecto.

En cualquier caso, lo que nadie puede cuestionar a estas alturas es que el colectivo de personas con discapacidad de la provincia altoaragonesa es fuerte, está unido y dispuesto, más que nunca, a hacerse escuchar

y ocupar el lugar que le corresponde en la sociedad.

Más de tres mil personas pudiero comprobar in situ en el Palacio de Congresos de Huesca la capacidad de este colectivo, el entramado social que los respalda y todo lo que pueden aportar al estado de bienestar. La jornada "Huesca por la Discapacidad y la Dependencia" que organizó la Coordinadora de Asociaciones de Personas con Discapacidad (Cadis) fue un rotundo y contundente éxito. Usuarios y familiares, voluntarios, profesionales y responsables de las entidades, autoridades políticas y ciudadanos de todos los rincones de Huesca y muchos puntos de la provincia acudieron a la convocatoria de forma masiva y entregada.

Desde las 10,30 horas de la mañana y hasta el mediodía, el interior del Palacio de Congresos se llenó, como decían algunos, "hasta la bandera". Los numerosos puestos que se distribuían a lo largo del salón principal no daban abasto, el gentío se acumulaba a sus alrededores ávido de interés por conocer las actividades que voluntarios y profesionales realizaban como demostración del trabajo que desempeñan sus entidades.

Elaboración de jabones, rincones de pintura, talleres de chapas, de cestería y de globos, incluso un stand de comida elaborada con aparatos adaptados, el abanico era tan amplio que pocos se fueron de la jornada con las manos vacías.

El ritmo de la batukada de la Factoría de Percusión Ciudad de Huesca fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes con una actuación en el exterior del Palacio de Congresos. Tras calentar el espíritu y el cuerpo del público, en una fría aunque afortunadamente soleada mañana, las puertas del salón de actos se abrieron para mostrar todo el tejido social vinculado a la discapacidad y a las personas en riesgo de exclusión que hay en la provincia altoaragonesa.

Unas veinte asociaciones participaron en la cita con puestos para informar a la ciudadanía del trabajo que desempeñan. A los stands informativos se les sumaron otros más prácticos, como los anteriormente mencionados que fueron de los más visitados de la jornada.

El presidente de Cadis, Francisco Ratia, fue el encargado de abrir el acto junto al director del DIARIO DEL ALTOARAGÓN, Javier García Antón.

"Esto es la discapacidad activa", manifestó Ratia, y "hoy -por ayer- el sector de la discapacidad de la ciudad de Huesca y de la provincia está aquí".

"Queremos mostrar a toda la sociedad oscense el papel que puede jugar el sector de la discapacidad y que ya está desempeñando en el Alto Aragón, la cantidad de personas, medios y recursos que movemos porque en estos tiempos de crisis necesitamos hacernos visibles", agregó.

También se dirigió a las autoridades políticas, a las que agradeció su presencia y confió en que esta cita les "ayude a priorizar lo importante" que, como dijo, "está aquí".

A continuación tomó la palabra García Antón, que sorprendió al público con un pequeño homenaje al recientemente fallecido Emilio Aragón "Miliki", uno de los personajes que mejor han encarnado los valores de la bondad y la generosidad en España, dijo.

"¿Cómo están ustedes?", gritó el periodista desde la tarima a los cientos de personas que esperaban sus palabras. La respuesta no se hizo esperar: "Bien", contestó un divertido público. Lo repitió una vez más y la respuesta fue todavía más enérgica. Conforme ya con esta segunda interacción, García Antón comenzó su discurso en el que alabó la labor que realizan las asociaciones. Se refirió especialmente a las veinte entidades presentes en la cita y que conforman Cadis por "abrir las puertas de la igualdad dentro de la diferencia a unas 4.000 personas con discapacidad". También a sus "460 profesionales que van siempre más allá del estricto cumplimiento del deber".

Para el periodista la de ayer fue "una ocasión extraordinaria para incidir en el camino hacia la normalidad".

"Los tiempos exigen respuestas concretas a las necesidades precisas y el camino hacia la meta de la normalización demanda este tipo de actuaciones portentosas, en las que todas las gentes de un territorio son llamadas a proclamar una voluntad: Huesca por la Discapacidad y la Dependencia", manifestó.

Por último, hizo un llamamiento "en triple dirección". El primero, dirigido a la sociedad, a la que instó a "cultivar el principal valor del que dispone, su grandeza ética, su capacidad de conocer y reconocer las necesidades, su apertura de miras para entender las diferencias, su decisión de actuar sin prejuicios en la defensa de los derechos de todos y su coherencia para dinamizar el mercado laboral de las personas que, desde su dependencia o su discapacidad, pueden generar funciones sumamente útiles y competitivas".

También se dirigió a las administraciones que "han de partir de un diagnóstico preciso para priorizar el gasto social en tiempos de obligadas y comprensibles limitaciones de recursos". Y realizó un tercer llamamiento "de orden interno" a profesionales, voluntarios, familiares y usuarios. "Seguid y profundizad en esa línea de excelencia. Consolidad vuestros centros de atención, vuestros servicios de inserción, vuestros espacios de empleo, vuestros programas, vuestras residencias y vuestras líneas de promoción de la autonomía personal y de integración social".

LA ENERGÍA MÁS PODEROSA

En su discurso, García Antón habló de "una fuerza motriz" más poderosa que cualquier otra energía conocida, la voluntad. Ayer, muchas de las personas poseedoras de este don acudieron a la cita para aportar, como siempre lo hacen, su granito de arena.

Josefina Murillo, una joven oscense de 21 años que estudia Historia en la Universidad de Zaragoza, es uno de esos seres anónimos que contribuyen de una forma desinteresada a crear una sociedad mejor.

Voluntaria en Aspace desde hace más de seis años, la joven compartió la jornada de Cadis con decenas de compañeros. "Mi labor es atender y cuidar a la gente, desde la asociación hemos traído una demostración del taller de cestería para enseñar nuestro trabajo y mostrar la capacidad que tienen nuestros usuarios", explicó a este periódico.

Josefina, como otros muchos voluntarios, también se encargó de atender a aquellas personas que se acercaban a conocer la organización, como Elena Latorre y su hija Miriam, de 5 años. Ambas acudieron al Palacio de Congresos con una amiga para pasar "una mañana diferente de domingo".

Elena vio en esta cita "una forma de romper barreras sociales" y asistió movida por el interés de que su hija pequeña "conozca la realidad del mundo y aprenda a tratar a todos por igual".

Aplaudió la iniciativa y se mostró partidaria de que haya más actos de este tipo, "no debería ser algo excepcional", comentó. Un sentimiento generalizado y compartido por las decenas de personas que constataron ayer que el sector de la discapacidad es capaz, visible y valiente en Huesca.

Fuente: Diario del Altoaragón. 03/12/2012

cartel 2020 B
 

Bandidos de la Hoya

Bandidos de la Hoya
 

Display

Display
 

Igualdá

Igual Dá
 

¿Sabías que...?

Diapositiva26
 
HUESCA MAS INCLUSIVA
 

¿Sabías qué...? ESPECIAL Productos recetario de Texturizados

1
 
logo pyrhequal
 

juego de estrategia tridimensional nextbol

Tienda artanima